HISTORIA

ORÍGENES

De origen eremítico fue fundado en 1158 por los monjes del cister procedentes de clairvaux (Claraval, Francia) comandados por el abad Giraldo.

HISTORIA

El rey Alfonso VII entregó al monasterio el coto de Melón (parroquias de Melón, Quíns y Villar de Condes). En un principio rechazaron vivir de rentas y basaron su economía en la explotación de sus tierras. Para estás explotaciones los monjes buscarán la ayuda de una nueva clase de religiosos: los "conversos", que permitían explotar una gran cantidad de tierras alejadas geográficamente.

A finales del S. XII y comienzos del S. XIII los monjes empiezan a convertirse en “Señores” y la explotación indirecta va ganando protagonismo.

En el S. XIII el monasterio tenía posesiones en Porriño, Vigo (el cual dependió muchos años del monasterio de Melón),… a través de los cuales comercializaba las cosechas de vino de los viñedos que tenía en las Riberas del Avia. El monasterio pretendía centralizar en Redondela todo su comercio de la Ría de Vigo.

Su patrimonio fue aumentando paulatinamente por la compra de terrenos, por donativos o por la cesión de algunos nobles a fin de conservar su status. Otras veces forzaba a los aforados a otros menesteres tales como rentas en pulpo, transporte de sardinas… o la Renta exclusiva de Melón que consistía en la obligación de cruzar al abad y acompañantes de una orilla a la otra de la Ría de Vigo en San Pedro Domaio.

Hasta el siglo XIV las granjas y celeros fueron los centros administrativos de las propiedades monásticas. 

A partir del S. XIV se endurecen las rentas y en los reconocimientos de señoríos, así como, la obligación de alimentar a los representantes del monasterio en sus desplazamientos. También se exigía la consideración de vasallaje y obediencia cuando los señores visitaran la comarca y el pago de la “Loytosa” o derecho de transmisión (para poder heredar los bienes de los antepasados). También existía una penalización de 200 maravedíes a quienes incumplieran los contratos. Estas medidas pretendían evitar el abandono del campo hacia los núcleos urbanos.

En el S. XV entre sus posesiones destacan las situadas en los valles, en los que es de capital importancia el cultivo de la vid. Entre los productos obtenidos están:

-Pescado en las riberas del mar y en los pies de la cuenca del Miño.
-Ganado en las tierras altas de montaña.
-Cereales y vino en los valles del Louro, Tea, Avia,…

Ver posesiones del monasterio en el siglo XV  

La principal causa de la ruina del monasterio hay que buscarla en la desamortización eclesiástica del S. XIV con el fin de la presencia de los monjes, provocando la ruina de sus claustros e iglesia, derrumbándose sus naves y decidiendo el Sr. Obispo de Tui (Diócesis a la que pertenecía) cerrar con una fachada la parte que quedaba.

Después de la enclaustración gran parte de la piedra de su iglesia fue vendida, al precio de 1 peseta por carro cargado, para la construcción del templo de A Cañiza.